Archivo de la categoría: Rafael Pedroza

Poesías Marcianas y Vespertinas: Charles Pierre Baudelaire.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dante de una época decadente, Charles Baudelaire nació en Paris el 9 de Abril de 1821 y murió en la misma ciudad, París, a la edad de 46 años el 31 de Agosto de 1867. Nombrado poeta maldito por su vida entregada a los excesos, y a la contemplación de la belleza fue una garra desolladora de los valores burgueses que lo rechazaba junto al posterior grupo de escritores nombrados así en el libro de ensayos de Paul Verlaine “Los Poetas Malditos.

A continuación algunos fragmentos de poemas de Baudelaire de su libro las “Flores del Mal”.

Bendición (Poema No. 1)

Cuando, por un decreto de las potencias supremas,
El Poeta aparece en este mundo hastiado,
Su madre espantada y llena de blasfemias
Crispa sus puños hacia Dios, que de ella se apiada:

—”¡Ah! ¡no haber parido todo un nudo de víboras,
Antes que amamantar esta irrisión!
¡Maldita sea la noche de placeres efímeros
En que mi vientre concibió mi expiación!

Puesto que tú me has escogido entre todas las mujeres
Para ser el asco de mí triste marido,
Y como yo no puedo arrojar a las llamas,
Como una esquela de amor, este monstruo esmirriado,

¡Yo haré rebotar tu odio que me agobia
Sobre el instrumento maldito de tus perversidades,
Y he de retorcer tan bien este árbol miserable,
Que no podrán retoñar sus brotes apestados!”

El Vampiro (31)

Tú que, como una cuchillada,
En mi corazón doliente has entrado;
Tú que, fuerte como un tropel
De demonios, llegas, loca y adornada,

De mi espíritu humillado
Haces tú lecho y tu imperio,
—Infame a quien estoy ligado,
Como el forzado a la cadena,

Como al juego el jugador empedernido,
Como a la botella el borracho,
Como a los gusanos la carroña,
— ¡Maldita, maldita seas!

He implorado a la espada rápida
La conquista de mi libertad,
Y he dicho al veneno pérfido
Que socorriera mi cobardía.

Letanías  a Satán (120)

¡Oh tú!, el más sabio y el más hermoso de los Ángeles,
Dios traicionado por la suerte y privado de alabanzas,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

¡Oh, Príncipe del exilio al cual se ha agraviado,
Y que, vencido, siempre te yergues más fuerte!

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

Tú que sabes todo, gran rey de las cosas subterráneas,
Curandero familiar de las angustias humanas,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

Tú que, aun a los leprosos, a los parias malditos
Enseñas por el amor el gusto del Paraíso,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

¡Oh, tú, que de la muerte, tu vieja y fuerte amante,
Engendras la Esperanza, —una loca encantadora!


Para Acabar el Año

En estos días recordé la vez que caminando por el centro me encontré a algunos no tan jóvenes, ya conocidos, que inmersos en el mar de las letras buscan destacarse, en esta carrera de las publicaciones, tan mortífera muchas veces. Al igual que yo estaban buscando algunos libros, en las mal-improvisadas librerías donde venden libros de segunda, dónde esos zafiros literarios, con sus mejores acabados, cuestan solamente 2.000 o 3.000 pesos, y a veces un poco más caro. Pero no mucho.

Con los amigos, discurrían conversaciones en torno a algunos proyectos que tienen cabida en la ciudad. Entre otros, se mencionó Bacanal, que es en el que participo, Labra Palabra, Colectivo Caribe, Vía Libre, La Esquina, y otros. Algunos fuera de la ciudad y del país, que nos convocan a través de las redes sociales también fueron comentados.

Al momento de comentar algo, les relataba un encuentro que tuve con un sujeto que me decía:

–          ¡Que va! Esa Bacanal no vale &%$#. Aunque se esfuercen esas cosas aquí no venden.

No negaré que en algún momento esas palabras eran alertadoras y alentadoras, pues es cierto. Los proyectos de corte cultural, sino tienen un soporte económico, pues simplemente se disipan tan rápido como una baratéla de perfume. Y es complicado mezclar los elementos adecuados para tener una fragancia adecuada, que tenga la potencia y el temple de estimulación para su mantenimiento frente a los advenimientos del medio y el tiempo.

Me agradó mucho saber que esos proyectos se han mantenido de alguna forma. A costo de esfuerzo, pues de dinero se carece. Ese trabajo se ha venido realizando a pesar de las desgarraduras, y unificando esfuerzos para el soporte de la expresión artística del Caribe, y de otras partes del país, se mueve la calle, la letra, la música, de la fuerza joven que no se deja arrodillar. Algunos dejan de lado sus esfuerzos para dicha causa, pero otros seguimos trabajando.

De la misma forma como esos pequeños espacios improvisados para vender libros se han mantenido, creo que es posible mantener el arte y otros espacios de cultura en Barranquilla.

Debo decir que estoy contento, más no satisfecho, de la existencia de estos grupos que laboriosamente se dedican a crear espacios de diálogo en torno al arte, incluyéndonos. Crear espacios dónde varios pueden mostrar su talento. Crear espacios para expandir las fronteras del arte en Barranquilla, tan sesgado por lo llamado autóctono.

Les agradecemos a todas las personas que han hecho posibles estos proyectos culturales y artísticos.

A todos los que han apoyado a Revista Bacanal, y también a los que nos han tratado de amedrantar el espíritu. Ambas partes son elementos que nos sirven para discernir los horizontes de este proyecto. De la misma forma, llamamos a los amigos de estos proyectos para unir esfuerzos y seguir con el cometido de llenar a Barranquilla de arte.

Muchas gracias nuevamente, y Felices Fiestas.

Rafael Pedroza,

a nombre del Comité Editorial Revista Bacanal.

C.E.R.B


No sé

Rafael Pedroza
(Narrativa)

Me era difícil pensar qué hace un cerdo en una clase de Karate, pero ella, Azucena, la hija de la mujer que trabajaba en esa casa, sádicamente gozaba con dejarme esas incertidumbres, de las cuales, para seguirle el juego del masoquista, me disponía a pensarlas por horas a ver si llegaba a la respuesta, a la que nunca llegaba, y se lo decía, y se reía, le agradaba saber eso. Esas situaciones altamente incómodas me ponían a pensar por qué siempre era yo al que dirigía las preguntas y era simple, eso sí era simple, no el destino de las pulgas al morirse según la lógica infantil, es porque a ella siempre la ignoraban y yo, la escuchaba. Como si no fuesen suficientes todas las piorreas que pensaba ella me daba otras cosas que pensar, pero me era inevitable tratar de resolver sus acertijos si para ella eso representaba algo.

Siempre he sido un diabólicomente siniestro y siempre me decían que tuviese consciencia, la cosa es que me agrada la ciencia, aunque me des asombre, nunca he sido un sin ciencia, y no ando creyendo en maricadas que supuestamente me arreglan la vida, porque siempre me he encargado de los fenómenos para normales, como la angustia, el switch de la luz del baño cuando se daña, que no tengo idea cómo pero siempre quiero arreglar, esas cosas que le pasa a personas normales, no las posesiones demoníacas o santas ni apariciones de cualquier tipo que solamente tienen personas altamente afortunadas.

A mí me gusta la música, la empanada, la ensalada, la panela, y el agua de canela que me hacía mi abuela para subirme la presión cuando estaba a punto de cagarme encima porque una fulana desconocida por orden médica tenía que sacarme la sangre y la presión se iba para el octavo círculo infernal por el temor tan hijueputa que le tengo a las personas, ahora imaginar a una desconocida con una aguja, que con la mínima porción de aire me mataba. Entonces no tengo por qué andar pensando en resolver los problemas de la existencia, cosa que siempre les critiqué a los ídolos nominados “grandes pensadores” que si querían que alguien pensara en torno a algo, expusieran sus cosas con plastilina o en una versión no aversiva para dumis, porque no todos se toman el trabajo de leer a los naturalistas, ni a los pederastas, ni a los históricamente reconocidos como habladores de purulencias, hasta lo que se ha escrito hasta nuestros días.

No me gustan lo y los doctrinarios, las religiones ni las matemáticas, y mucho menos que me digan cómo vestirme, porque eso no representa algo, es esa nada más allá de las buenas costumbres, que son anestesia como dice Proust del borracho sobrio. Y menos me gusta saber que todo eso está representado como el representante del buen camino del éxito, y sé que por eso me van a matar… Esa ortodoxia nunca me ha llevado a algún lado, pero precisamente me gusta estar en ninguna parte, para saber que tengo todas las posibilidades de tomar para donde quiera, aunque ese donde quiera también sea sesgado, y sé que esa ortodoxia me va a matar, y ojalá sea que me caiga un cerdo karateca en la cabeza, un cerdo de dimensiones magnánimas como las deseadas construcciones nazis, y de un chuletazo me parta el cuello, y rompa el tallo cerebral. Y ojalá cuando llegue al purgatorio, pase antes por un pulgatorio a ver si allí van las pulgas cuando se mueren antes de entrar al cielo de las pulgas donde haya perros que no se rasquen y las expropien de sus tierras como cualquier acto violento de nuestros tiempos…


Programación de Caza D’ Poesía

Jueves 26

VOX POPULI con RAFAEL PEDROZA

Este jueves a las 9. p.m. en Caza d’ Poesía, lugar de esparcimiento creativo de la Asociación CECREAS, situado en la carrera 49 No. 66-32, tendremos una nueva versión de VOX POPULI, una especie de Estrado de los poetas, en el cual noveles literatos junto a veteranos de la poética, que aún no han publicado, puedan leer o declamar sus versos a los asistentes.

Se busca así descubrir, incentivar y promocionar a todos aquellos que, o bien se inician, o bien han mantenido su producción en secreto, para que puedan confrontarla con un público oyente atento y conocedor.

El invitado esta vez es Rafael Pedroza quien incursiona en los terrenos de la poesía desde hace algunos años, estudiante de la Universidad del Norte, amante de los aforismos e interesado en los fenómenos artísticos de nuestra época. Es miembro del colectivo literario Bacanal, quienes han publicado dos cuadernillos sobre poesía, narrativa, cultura y caricatura.

La programación de Caza d’ Poesía es para los interesados en el nuevo movimiento cultural que se gesta en la ciudad. La invitación es abierta y el acceso es por completo libre y gratuito. ¡¡Bienvenidos!!

Viernes 27
LETRA y MÚSICA con MIGUEL IRIARTE

Este viernes 27 a partir de las 9 p.m. en Caza d’ Poesía, “donde todo es poesible” lugar de esparcimiento creativo de la Asociación CECREAS, tendremos una nueva emisión de Letra y Música, un espacio en donde se compartirán música y conceptos con el público asistente.

Este viernes nuevamente estará Miguel Iriarte, poeta, director de la Biblioteca Piloto del Caribe, codirector del Festival Internacional de Poesía Caribe POEMARIO y reconocido conocedor musical, quien nos traerá “Invenciones, perversiones y diversiones en el Bebop”, un género musical del cual ha sido un constante investigador y un asiduo escucha.

El bebop es un estilo musical del jazz que se desarrolla en la década de los años cuarenta del siglo pasado, y comienza a gestarse como consecuencia de la llegada a las orquestas de un gran número de músicos muy jóvenes, para sustituir a los que fueron movilizados durante la guerra. Cronológicamente sucede al Swing y precede al Cool o West coast jazz. Sus iniciadores fueron Dizzy Gillespie, Charlie Parker, Max Roach y Thelonious Monk. Así que nos iremos a pasear a los acordes inventivos, perversos o divertidos del Bebop.

Sábado 28
La OTRA CARA del DIABLO

Esta semana la cerraremos con la presentación, a partir de las 9 p.m. de la novela La Otra Cara del Diablo, primera novela del escritor caribeño (nacido en San Antero, Córdoba, 1976) Javier Laudeth.

Estudió Literatura en la Universidad de Córdoba, ganó el Primer Concurso Literario y Cultural del Sinú (2002) y fue finalista en el concurso de cuentos de Editorial Nuevo Ser, de Argentina en 2007. De esta ópera prima, publicada por Thomas Quincey Editores en 2008, el autor leerá algunos apartes durante su intervención en Caza d’ Poesía.

El escritor Ignacio Verbel Vergara opinó que “La Otra cara del Diablo, (es) una novela corta, en la que se acumula con vigor y precisión sucesos relacionados con la híspida violencia, con la barbarie y el miedo en que se ha visto imbuida la nación colombiana”.

NOTA: Caza d’ Poesía abre jueves, viernes y sábados desde las 7 p.m. hasta las 2 a.m. Las diversas programaciones son a partir de las 9 p.m. ¡¡Bienvenidos (as) todos y todas!!


Recuerdo

Escuchando todo nada escucho.
Son las voces del alma las que suenan.
Aquellas que cercanas al todo
Develan el sonido de la nada inmanente,
Esa que cubre el todo
Y fundamenta para ser y sentir.

Una ceguera,
Una soledad forzada,
Donde lo que se mira
Se cubre con luz o penumbra,
Sin embargo no se puede ver,
Pero se puede sentir.

Se siente la luz,
Como se refleja y transforma,
Se torna en colores, matices, formas
Y eso se siente.
No se puede ver, no puedo ver,
Tanto siento que ya no veo.

Allí estoy, así estoy.
Cubierto, forrado, por las palabras…
Sentir, nada, todo, ceguera, soledad.
Palabras que me llenan la memoria,
El recuerdo de la agonía de vital.
El recuerdo de vivir para mi muerte.

– – –

Severo. Tiene 21 años y es barranquillero, pero da lo mismo que hubiese nacido aquí o en cualquier otra parte porque es inmune a los gentilicios. Viste siempre de negro, lee a Shakespeare y a Cortázar y fuma como si su vida dependiera de ello: fuma como si estuviera pensando.